Viernes, 31 de octubre de 2014

 

¡Defendamos nuestras montañas!

El día 11 de diciembre es el día elegido por la Organización de las Naciones Unidas como  ”Día Internacional de las Montañas“. Así pues, ayer  se celebró en todo el mundo, impulsado por los gobiernos y las entidades montañeras. En El Bierzo, asociaciones  diversas tienen la intención de subir hoy a las cimas más altas, para celebrar tradiciones consolidadas como la ascensión al Catoute, para colocar un belén, que cada año organiza la Peña Gistredo de Bembibre, o la subida a la Cabeza de la Yegua, en los Montes Aquilianos, prevista también para este domingo.

Las Naciones Unidas, que enfocan el asunto más desde una perspectiva social que montañera, eligen cada año un tema distinto para esta celebración, aunque siempre ligado a un planteamiento de desarrollo sostenible de las zonas montañosas. Así, en esta ocasión, han propuesto una reflexión sobre “Las minorías y los pueblos indígenas de las montañas”, una iniciativa que ha sido muy bien acogida en el continente americano por los pueblos indígenas del sur.

Esta celebración, que se lleva a cabo bajo los auspicios de la FAO, tiene como objetivo poner de manifiesto las amenazas a las que se enfrentan estas comunidades, pero también reconocer la valiosa contribución que pueden aportar en la superación de los retos mundiales del hambre y la malnutrición, la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático.

La montaña leonesa en peligro.

Ciertamente  nuestras montañas no están libres de atentados y amenazas. En realidad, en El Bierzo poco queda ya por destruir de éstas, pues según los datos facilitados por la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) la minería del carbón a cielo abierto ha malmetido hasta un 5% de un territorio, que habría quedado reducido a meras escombreras. Sobre todo en la cuenca minera que recorre el  Valle del Sil, entre Ponferrada y Villablino, pero también en el Bierzo Alto, en la zona de Torre del Bierzo. Obvian estos documentos citar a La Cabrera, fatalmente dañada por las explotaciones a cielo abierto de la pizarra y recubierta de escombros. Con lo cual no sería de extrañar, sumando estos dos datos, que alcanzásemos hasta un 10% de nuestro territorio de montaña esté actualmente  afectado por las escombreras.

La despoblación de los núcleos rurales de montaña es uno de los grandes peligros que amenazan a nuestros altozanos, junto con la desaparición prácticamente total de la ganadería. Las montañas,  desprovistas de ganado y de la presencia humana en su entorno, pierden de ese modo unos elementos que, aportados en buenas dosis, contribuyen a su mejor funcionamiento.

Por otra parte, lo contrario también resulta perjudicial. La masificación excesiva, la urbanización de espacios que deberían preservarse para que continúen siendo el hábitat indispensable de algunos de sus animales originarios, y la masificación de ciertas zonas con proyectos turísticos que acaban con paisajes de película, de gran atractivo turístico, y con  floras endémicas y animales en peligro de extinción (como el oso pardo o el urogallo), son, desde luego, totalmente a proscribir.

La acción entrópica es ciertamente la más peligrosa de todas, y los proyectos eléctricos y eólicos son otros de los grandes peligros actuales que conocen nuestras montañas. En la provincia de León hay una propuesta que pende como una espada de Damocles sobre la montaña leonesa, y que atenta contra sus zonas más bellas y sensibles, pese a que se encuentran teóricamente protegidas por todas las leyes de la Unión Europea imaginables. Me estoy refiriendo, como no, al insensato e innecesario proyecto de la línea de muy alta tensión Sama Velilla. Y en la comarca del Bierzo, en las sierras de Gistreo y Coto, unas de las más hermosas que tenemos y prácticamente sin parangón, también pretenden instalar el Parque Eólico “Quintana” [1].  Asimismo, el cercano Morredero, muy próximo a Ponferrada, puede llegar a conocer los zarpazos de una sociedad de consumo concebida por urbanitas ávidos de adrenalina y campo, si no se establece un plan debidamente consensuado y respetuoso con el medio ambiente.

Algunas reflexiones generales sobre la montaña.

Históricamente, la montaña siempre ha sido observada desde prismas muy diferentes. Forma parte de la tradición bíblica, con grandes citas como el monte Sinaí, cuya cima que aún hoy pueden visitar los turistas. De ella decía el poeta y novelista francés, Víctor Hugo, que el turista buscaba el panorama y el pensador, en cambio, un libro inmenso en el cual todo estaba aún por escribir. Cierto, la montaña lo sugiere casi todo. Ella nos hace sentirnos minúsculos e insignificantes, pero también gigantes en una comunión casi mística con su inmensidad. Ella contribuye a serenar nuestro espíritu, aportándonos paz y tranquilidad. También los hay quienes encuentran en su magnificencia los retos necesarios para ponerse a prueba a sí mismos, tanto física como psíquicamente. Personalmente, a mí todas las montañas parecen querer decirme ¡conquístame! Aunque, luego, en muchas ocasiones me contente con un más modesto ¡conóceme! Son pocas las montañas que haya visto que no me haya sentido atraído por alcanzar su cumbre. Para desde aquella altura poder otear el universo, las otras montañas de inferior altitud, y también los valles y pueblos perdidos en las alejadas llanuras. Luego, además, cuando llega el momento del crepúsculo solar, al finalizar la tarde, mientras la temperatura baja vertiginosamente, surge la hora mágica en la que se insinúan los  misterios oscuros de su gran inmensidad, que a veces se nos antojan tan secretos como los que encubren nuestra propia existencia en este bello y perdido planeta que gravita en un universo sin límites conocidos.

La montaña tiene algo de mágico y a la vez de místico, de santuario de la fe para el campesino y de reposo del alma herida para el citadino abrumado por una cotidianidad muchas veces agobiante y, en ocasiones, incluso malsana.

La Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada se suma a la conmemoración.

La Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) se suma a la conmemoración del Día Internacional de las Montañas 2010 con  el lema: “Hacia una participación real y eficaz del colectivo montañero en la gestión de los territorios de montaña”.  

Comunicado:

“En este año 2010 el Consejo Asesor Científico de las Montañas de la FEDME organizó en Córdoba, en la sede del IESA-CSIC, la Tercera Jornada “Ciencia y Montañismo”, que trató sobre “Nuevos modelos de gestión participada en los espacios naturales y áreas rurales”, contando con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

En la conmemoración del Día Internacional de las Montañas, la FEDME reitera las conclusiones de  esta Jornada en la que se puso de manifiesto que es necesaria una importante  reflexión  y revisión de los actuales sistemas de participación social en la gestión y uso sostenible de los espacios naturales y rurales.  Son las siguientes:

1.-Trasladar a los gestores de los espacios naturales protegidos y del medio rural, la necesidad de desarrollar nuevas formas de participación más eficientes con los colectivos sociales usuarios de las montañas, que superen las actuales estructuras oficiales de órganos de participación del territorio (patronatos, juntas rectoras…), que adolecen en su mayoría de un verdadero foro de participación y que se han convertido en una parte más del procedimiento administrativo y de gestión del espacio natural.

2.-Solicitar a los gestores del territorio, de desarrollo rural y de los espacios naturales protegidos, que impulsen desde las Administraciones competentes más cauces de participación y mediación en los conflictos del uso público de la montaña, especialmente aquellos relacionados con la creación de Comisiones Técnicas o Grupos de Trabajo sobre  investigación, regulación de los deportes de montaña, códigos de buenas prácticas para la auto regulación  y el fomento ordenado de estas actividades en el medio natural.

3.-Fomentar entre las administraciones gestoras de los espacios naturales protegidos y rurales, la investigación en materia de participación social, indicadores de sostenibilidad, impacto socio-económico y ambiental de los deportes de montaña, así como el impulso de  sistemas y herramientas de participación en las cuestiones que afecten al uso del territorio, especialmente la práctica de los deportes en el medio natural.

 4.-Investigar y analizar desde la FEDME en los procesos reglados y no reglados de participación en España y Europa, que apuesten por un modelo de gobernanza de “arriba abajo”, donde la población local y las entidades deportivas puedan participar, informarse debidamente e influir en la toma de decisiones. Se deben  divulgar estos procesos  significativos por el efecto multiplicador para el desarrollo de una verdadera cultura participativa.

5.-Trabajar para que el colectivo montañero tenga una identidad e imagen propia, que los diferencia de otros colectivos, y que este carácter diferencial forjado a los largo de la historia del montañismo, sirva para influir en las tomas de decisiones de la gestión del territorio, allá donde se establezcan cauces de participación social.

6.-Proponer la redacción y divulgación de un decálogo para los representantes de las Federaciones y Clubes en los órganos de participación (patronatos, juntas rectoras…) de los espacios naturales protegidos en España, con el fin de dotar de herramientas y directrices útiles a las personas que representan al colectivo montañero en el medio natural y rural.

7.-Establecer una estrategia de comunicación e imagen dirigida al resto de la sociedad, de lo que significa el montañismo en España, y cuáles son los signos de identidad propios, los objetivos y acciones que se vienen realizando en el mundo rural y las zonas de montaña. Se propone reivindicar dentro de la sociedad, al montañero como un actor cultural, que realiza en estos laboratorios privilegiados que son las montañas, experiencias de disfrute y conocimiento de la montaña, así como producción de valores y actitudes responsables.

8.-Solicitar a las administraciones ambientales (europeas, estatales y autonómicas principalmente) que en el desarrollo de la gestión de la Red Natura 2000 (zonas LIC y ZEPA) y los Espacios Naturales Protegidos en general, se establezcan cauces de participación eficaces  que fomenten el  llamado “retorno”, donde la Administración se compromete a explicar a las entidades sociales que han participado cual ha sido el resultado de todo el proceso y las vías de desarrollo posterior.

9.-Instar a las administraciones gestoras del territorio para que inicien procesos de participación,  que estos se desarrollen de forma planificada, no improvisada,  a través de procesos vivos, con un buen análisis de los agentes sociales afectados y con mayor claridad sobre los denominados “marcos de referencia” (los ejes básicos, limites del debate y las líneas políticas de partida).

10.-Difundir entre la sociedad y gestores del territorio, las experiencias de otros países europeos en relación a la Gobernanza de los ENP y los deportes de montaña, a través de la “eco gestión responsable y participada”, basada en la inteligencia colectiva, la puesta en valor de un patrimonio cultural y natural común y la gobernanza experimental con los agentes sociales y económicos de las zonas de montaña.

11.-Fomentar una mayor participación de las federaciones y los clubes en los grupos de desarrollo rural, Agendas 21 Locales , planes de recuperación de caminos y vías pecuarias en el medio rural, en Planes Generales de Ordenación Urbana,  procedimientos de Evaluación de Impacto Ambiental, procesos de Evaluación Ambiental Estratégica de la planificación y los planes estratégicos comarcales, con la fin de representar al colectivo montañero en estos foros de participación y de gestión del territorio.

Un ecologista en El Bierzo.

(1). Campaña de información sobre la Sierra de Gistreo y Coto. 24/07/09. Plataformadefensagistreo.blogspot.com.

Comentarios

[...] Día Mundial de las Montañas: hacia una participación real y eficaz del colectivo montañero en la… [...]

Deja un comentario

(requerido)

(requerido)


2010-2014 © Asociación Cultural "Ecobierzo"